Las 4 fases de la luna en ti: La doncella

Y ya llegamos al final de esta rueda arquetípica que compone la feminidad sagrada de una mujer. Por supuesto que hay cientos de arquetipos por los que navegamos a lo largo de nuestra vida, a parte de estos 4, solo que estos son los que más podemos identificar como energías que se manifiestan en nosotras a lo largo de nuestro ciclo menstrual.

En el post anterior hablábamos de la fase de la bruja o anciana sabia, nuestra menstruación, esa parte de nosotras, que la mayoría de las mujeres no hemos integrado debido a los tabús y rechazos de la sociedad hacia nuestra sangre menstrual y a nuestro estado emocional. Pues pocas personas comprenden que biológica y energéticamente estamos pasando por un duelo,, ya que nuestro óvulo no fue fecundado. 

Fase de la doncella
luna creciente – preovulación – primavera – fuego

En esta fase comenzamos a salir de la cueva en la que hemos estado sumergidas.  Se podría decir que hemos pasado de la etapa más yin a la más yang. Ahora nuestra mujer se siente valiente, independiente, segura, dinámica, activa y con ganas de crear proyectos, sumergirse en planes, vivir la vida con mucha intensidad.

Tu mente está hábil, creativa y las dotes organizativas brotan en ti. Te encuentras en tu fase no fértil y muy independiente, tú eres tu prioridad y no estás para atender a otros.

En la medida que hayas permitido que tu fase de menstruación haya limpiado y soltado las energías necesarias, vivirás esta etapa con mayor intensidad. Es como un renacer, estás cargada de ideas y tienes la fortaleza para desarrollarlas. La etapa de la doncella es el fruto de la semilla que fue plantada en la etapa de la bruja.

Es el momento perfecto para desarrollar proyectos y poner las ideas sobre la mesa ya que te sientes firme, segura, extrovertida y tu carácter es valiente.

Sugerencias: Aprovecha para realizar tareas que de costumbre te den mucha pereza o te cueste mucho concentrarte ya que en esta fase tu nivel de concentración es mucho mayor, estás rápida de pensamiento y estructurada.

CONSEJO: Utiliza tu energía para tus cosas, para tus proyectos, para tus necesidades, ahora mismo tienes más posibilidades y facilidades para ser independiente y centrarte en ti y en tus necesidades.

No es buen momento para cuidar a los demás y empatizar con ellos. Tampoco es buen momento para estar inactiva o sumarte al ritmo de un grupo o un colectivo, tu carácter tenderá a ir por libre y es bueno que lo respetes sin sentir culpa.

¿Qué pasa si no fluyes con la energía que el ciclo te trae?

          Miedo a la maternidad

          Exceso de independencia

          Impulsividad

          Egocentrismo

          Prepotencia y soberbia

          Exceso de entusiasmo

          Miedo al compromiso

          Demasiadas horas de trabajo por elección propia

 

          Ambición y sed de poder

¿Te gustaría realizar unos ejercicios y recibir meditaciones guiadas para conectar con las fases de tu luna y empoderarte como mujer?

Escríbeme y te mantendré informada de las meditaciones y actividades que preparo de forma online y mensual para mujeres.

Saray Fanego
Terapeuta circular de Mujeres que Despiertan

Últimos artículos

Las 4 fases de la Luna en ti: La Bruja

Comenzamos abriendo este maravilloso trabajo de autoconocimiento femenino hablando de la fase de ovulación, la fase de la madre, en el post anterior nos adentrábamos en la oscuridad y magia de la fase de la Chamana o hechicera que es la fase premenstrual y que como os contaba es una de mis favoritas junto a esta: La menstruación, la anciana bruja. ¡Que disfrutes de la lectura!

Fase La anciana sabia o la bruja
luna nueva – menstruación – invierno – viento

Personalmente, es la fase que más me gusta desde que comencé mi proceso de transformación, quizá porque es ahora cuando la permito expresarse y ser sin restricciones ni represión, lo cual me da una sensación de libertad y cuidado que antes por muchos motivos no podía darle a esta fase. Es la fase de la introspección, nos adentramos en la cueva, en lo oculto y apartamos la mirada del mundo terrenal para adentrarnos en nuestro mundo interior y más profundo.

La mujer está de luto ya que está en perdida del óvulo no fecundado. Es momento de soltar, de dejar ir.

Etapa de muerte, destrucción, movimientos lentos, muyyy lentos, tanto físicos como mentales, momento de descanso y recogimiento. No nos apetece sociabilizar, nuestro cuerpo nos pide calma y esa calma nos lleva a las reflexiones. Es la fase de, si puedes duerme como una osa tanto como quieras, tu cuerpo necesita limpiar y mucha energía para realizar ese proceso, cuanto más duermas y reposes, más le ayudarás a realizar su trabajo y menos tensión habrá en tu útero.

Avisa a tu entorno de tu estado de ánimo. Creo que en mi caso fue una de las mejores decisiones que pude tomar y fue avisar a mi pareja de que estaba en esta fase de la luna, ya que en mi caso, es sin duda la que con más fuerza se manifiesta y más me desequilibra. Me vuelvo muy irascible y soy capaz de hablar con mucha dureza de forma inconsciente. 

También es buen momento para dejarte querer y cuidar. 

CONSEJO: Medita, tan solo cierra los ojos y siente y goza de tu interior, de la oscuridad, de lo suave y lo blandito. Son unos días perfectos para limpiar todo lo que no ha podido ser integrado o gestionado durante el ciclo, en especial durante la fase anterior, la chamana.

¿Cómo conectar con mi parte femenina?

Observa como recibes tu primer día de menstruación ¿Lo celebras? ¿La maldices?
¿Qué relación tienes con tu sangrado? ¿Y con el olor?

Sugerencia: Te invito a comenzar a utilizar la copa menstrual y cada vez que te la quites tocar tu sangre, jugar con ella, reconoce tu capacidad creadora y materializadora a través de tu útero. Tu sangre es la tinta con la que el universo dibuja tu vida.

También comienza a observar que haces para aliviar tus dolores menstruales, ¿Te atiborras de ibuprofeno y otros fármacos? Entiendo que cuando el dolor es muy agudo, lo único que nos alivia es la solución más rápida y potente. Yo aún hoy día a veces me tengo que tomar un ibuprofeno, pero he reducido en un 80% los dolores menstruales.  

Normalmente cuando lo tomo es porque he tenido un mes estresante, donde me he despistado y no he puesto atención a mis necesidades o donde estoy pasando por un momento de “no cuidarme”, si amiga…a  veces me pasa y es normal, todas estamos aprendiendo.

Pero el poner consciencia en mí ha sido super sanador y mágico. Primero cuidándome mucho esos días y segundo tomando infusiones para el dolor (las venden en los herbolarios), poniéndome saquito de semillas en el vientre, haciéndome aceites con mejorana, lavanda y otros antiinflamatorios y masajeándome la zona, también me doy Reiki y al final todo ayuda a que las molestias sean mínimas, te lo garantizo.

Es un buen momento para dejarte querer, para abrirte a recibir cuidados y mimos, deja que los demás hagan por ti las cosas. Es tiempo para meditar, para hacer ejercicios de soltar, perdonar el pasado, abandonar un proyecto o una idea.

Es un mal momento para viajar, tener eventos sociales, hacer deporte, hacer sobre esfuerzos físicos y mentales, estar en modo productividad. También es mal momento para cerrar acuerdos, comenzar relaciones o proyectos, resolver situaciones y conflictos o tener que utilizar la mente de forma rápida o audaz.

 

¿Qué pasa si no fluyes con la energía que el ciclo te trae?

 

– Dolores menstruales.

– Mal humor y cansancio.

– Rechazo de una misma y de los demás.

– Estrés, sentirte incomprendida, conflictos con la gente que te rodea.

– Tristeza y depresión.

¿Te gustaría realizar unos ejercicios y recibir meditaciones guiadas para conectar con las fases de tu luna y empoderarte como mujer?

Escríbeme y te mantendré informada de las meditaciones y actividades que preparo de forma online y mensual para mujeres. 

Saray Fanego
Terapeuta circular de Mujeres que Despiertan

Últimos artículos

Las 4 fases de la luna en ti: La Chamana

En el post anterior hablábamos de la conexión de la mujer con la luna y la relación profunda entre sus fases y las fases de la menstruación de la mujer. 

Comenzamos abriendo este maravilloso trabajo de autoconocimiento hablando de la fase de ovulación, la fase de la madre y hoy continuamos adentrándonos en la fase del ciclo que la precede, la fase de la chamana. 

Es sin duda para mí, la fase más complicada pero a la vez la que más magia tiene y la que más me conecta a mi poder extrasensorial, pues suele ser cuando más rituales me apetece hacer o donde más me apetece aprender sobre esoterismo, además de estar sola. Aquí te comparto información que he ido recopilando durante estos dos últimos años para comprenderme mejor, espero que te ayude.

Fase de la Chamana o hechicera
Luna menguante – premenstruación – otoño – agua

En esta fase comenzamos el descenso hacia nuestras profundidades y oscuridad. Se caracteriza porque nuestra intuición aumenta de forma extraordinaria y nuestro poder personal y magia también. Estamos en una fase donde somos muy poderosas y  tenemos la capacidad de viajar por lo oculto, lo misterioso y los mundos no visibles con mayor facilidad.

Nos volvemos muy magnéticas y atractivas debido al misterio que proyectamos, lo cual hace que las pasiones se desaten en nosotras y a través de nuestra sexualidad.

En este proceso muchas mujeres ya comienzan a sentir los síntomas de la premensturación. Muchas de nosotras no volvemos muy irritables, nos puede el cansancio y la fatiga, comenzamos a retener líquidos, estreñimiento y nuestra empatia comienza a descender de forma empicada. A veces tenemos la sensación de que todo el mundo entorpece nuestro camino, nos ponemos muy a la defensiva y es fácil toparse con un conflicto o discusión en esta fase.

Disminuye también la segregación de hormonas y con ello nuestra energía. Todo nuestro cuerpo de forma interna acaba de vivir un duelo y pronto lo exteriorizará.

Es una fase de altibajos, donde puedes experimentar el más puro amor y al instante sentir fuego y odio por la misma persona. Igual con tu capacidad física que oscilará entre llena de energía y cansancio y pereza. Es una etapa  en la que debes permitir todo porque a veces ni tú misma sabrás lo que quieres, por eso es buen momento para estar contigo misma y reflexionar.

A nivel creativo es una fase de creación intuitiva. Si por ejemplo en la fase de la doncella la creatividad era mental, generas las ideas, y en la fase de la madre pones la creatividad del corazón para que esas ideas se nutran, en esta fase de chamana, comenzarás a valorar de forma intuitiva que ideas sí y que caminos elegir para que sean productivas y beneficiosas para ti. No habrá un porqué desechas o transformas lo que has creado, habrá una certeza de cómo hacerlo y eso está bien.

CONSEJO: Haz lo que más te apasiona pero contigo misma. Es buen momento para escribir, meditar, leer libros y trabajar el autoconocimiento y la transformación personal. Es buen momento para conectar con tu bruja interior y realizar rituales, leer sobre magia, ocultismo, esoteriosmo…etc. También nos pasa que a veces sentimos un impulso irrefrenable por colocar, ordenar y limpiar todo lo que esté a nuestro alrededor, así que es buen momento para comenzar a hacer limpieza.

No es buen momento para prometerse cosas a una misma o a los demás, comenzar un proyecto en equipo o una rutina diaria. Comenzamos a soltar las estructuras, que no es el ego, y lo racional deja de encajarnos, pues estamos sintonizadas con lo extraordinario y la fluidez del momento presente.

¿Qué pasa si no fluyes con la energía que el ciclo te trae?

– Dramatismo

– Victimismo

– Intolerancia

– Irritabilidad

– Actitud destructora

– Deseos negativos

– Mal humor y apetito desequilibrado.

– Maldad y mucha crítica

¿Te gustaría realizar unos ejercicios y recibir meditaciones guiadas para conectar con las fases de tu luna y empoderarte como mujer?

Escríbeme y te mantendré informada de las meditaciones y actividades que preparo de forma online y mensual para mujeres.

Saray Fanego
Terapeuta circular de Mujeres que Despiertan

Últimos artículos

Las 4 fases de la luna en ti: La Madre

Se dice que la mujer y su ciclo menstrual está regido por el astro lunar. Tan solo hay que observar la Luna y sus fases para comprender que sus  4 fases más visibles en el ciclo de 28 días coinciden con las 4 fases más visibles de la mujer en su ciclo menstrual, el cual también suele durar 28 días (siempre con pequeñas diferencias que marcan nuestra exclusividad y originalidad como mujeres).

Hoy quiero compartir contigo la relación tan clara y directa que tiene la luna con nuestro ciclo menstrual ya que hace tiempo comencé a anotar todas y cada una de mis experiencias a nivel físico, emocional y mental además de a fase de mi ciclo menstrual en la que estaba caminando y la sorpresa fue que todo cobraba sentido.

Gracias a esta lectura sobre mi misma comencé a conocerme un poco más y sobre todo a darme cuenta de mis energías, a expresarle al  mundo y a mi alrededor que energía transitaba y a volverme más comprensiva conmigo misma, fue un gran descubrimiento que hoy en día sigo desmenuzando, integrando y potenciando con el propósito de darme lo mejor de mí según mis circunstancias y os aseguro que cuando me salgo de esta lectura y voy como pollo sin cabeza sin tener en cuenta mis energías ni mis fases menstruales, la vida se hace más cuesta arriba.

En este artículo comenzaré por mostrarte los primeros pasos de reconocer las 4 lunas en ti:

Fase de La madre
Luna llena – ovulación – verano – tierra

La fase de la mujer madura. La madre, la mujer capacitada para cuidar y atender a los demás. Estamos muy receptivas, amorosas y serenas. Somos capaces de nutrir a los que están a nuestro alrededor de forma responsable.

Abiertas como una flor y nuestro útero como un cáliz que espera que la semilla fecunde su óvulo para comenzar con el proceso de gestación.

Nos volvemos protectoras y a veces nos volcamos tanto en cuidar al otro que nos descuidamos a nosotras mismas.

Es nuestra etapa más magnética pues nuestra energía está poderosa, sensual, sexual  y exuberante.  Todo nuestro cuerpo segrega hormonas que todos pueden oler y la atracción de los hombres hacia nosotras es inmediata. ¡Ojo! Ya que es nuestra etapa más fértil.

Es una etapa donde nos puede apetecer más estar en casa, el calor de hogar, pero no desde la cueva, si no desde la familia, el cuidado, la protección.

Es buen momento para  fijarse en los detalles, sociabilizar, dar calor a aquellos proyectos o situaciones que lo necesiten. Nuestra faceta comunicativa aumenta con lo cual es buen momento para dar conferencias, charlas, asistir a reuniones…etc. 

No es buen momento para trabajar y estar en máxima productividad ni para realizar actividades o proyectos de forma independiente. Es mejor en compañía. A nivel sentimental no es buen momento para practicar sexo sin anticonceptivo pues todas las células de tu cuerpo están pidiendo ser fecundadas.

¿Qué pasa si no fluyes con la energía que el ciclo te trae?

          Abandono de una misma.

          Mucha responsabilidad por los demás.

          Exceso de protección.

          Dependencia emocional.

          Exceso de cuidado/ generosidad hacia los demás.

          Papel de salvadora.

¿Te gustaría realizar unos ejercicios y recibir meditaciones guiadas para conectar con las fases de tu luna y empoderarte como mujer?

Escríbeme y te mantendré informada de las meditaciones y actividades que preparo de forma online y mensual para mujeres.

Saray Fanego
Terapeuta circular de Mujeres que Despiertan

Últimos artículos

DESCONECTADAS DE NUESTRA NATURALEZA Y PODER PERSONAL

Qué gran descubrimiento cuando comencé a indagar en el mundo de la feminidad sagrada y pude comprender la historia llena de magia, misterio, poder y represión que ha vivido la mujer a lo largo de la historia y de su paso por la tierra.

Hoy quiero compartir con vosotras la información que más me ha resonado y que más he integrado como verdad en mi existencia, como si al leerlo, algo dentro de mí hubiese asentido diciendo “Así fue” y lo peor de todo… que en algunos países así sigue siendo.

Antiguamente cuando el ser humano vivía y convivía en tribus, aldeas y pueblo pequeños la mujer tenía un papel importante y fundamental. Nutría, protegía, amamantaba y criaba no solo a los niños de la aldea sino también a las cosechas y la aldea en la ausencia del hombre que marchaba a cazar y a combatir si se encontraban en situación de conflicto.

Cuando la mujer menstruaba en pueblo como los indios Lakota, la mujer se retiraba y pasaba el periodo de menstruación sola y sembraba su luna (su menstruación), es decir, antiguamente se comprendía el poderoso acto de entregarle a la madre tierra nuestra sangre menstruación como acto de purificación, de conexión, de limpieza y sanación de las memorias ancestrales.

En la etapa de la menstruación, la mujer entraba en estado de consciencia muy elevado, aumentando su conexión con el mundo no visible, con lo onírico, con los elementales…etc.

Frente a este poder femenino el hombre comenzó a sentir miedo, miedo de perder su poder y miedo hacia la propia mujer, es por esto que a medida que los años fueron avanzando, el hombre convirtió a la figura de la mujer menstruando como un acto impuro, oscuro, tenebroso y peligroso para el pueblo.

Incluso se hacía relación entre el diablo y la mujer y es por ello que muchas eran quemadas o tachadas de realizar actos demoníacos.

En occidente curas y sacerdotes conocían el poder de la mujer y su conexión con lo espiritual y por miedo a perder el poder sobre el pueblo, en muchas sociedades comenzaron a castigar, rechazar, ridiculizar y bien sabemos… quemar viva a toda mujer que pudiese suponer un peligro para el sometimiento oculto y manipulación del pueblo del que habían gozado hasta entonces.

En las tribus comenzaron a expulsar a la mujer cuando estaba menstruando, pero no ya como un acto mágico y respetuoso, sino como un acto de rechazo donde no se las permitía ni cocinar, ni cuidar a los hijos, ni realizar ninguna actividad que su manchado pudiese tintar de oscuridad y muerte.

Así comenzaron las primeras sociedades patriarcales y así la mujer comenzó a perder su poder, su conexión con la tierra, con su energía creadora y con el misterioso mundo invisible. Y así es como la sociedad ha ido avanzando, desconectada, con miedos, manipulada, engañada y lo peor aún… creciendo una competitividad entre mujeres que tras los años 70, en Europa y Estados Unidos, comenzaron a revindicar sus derechos como mujer, con la pena de que casi se vieron obligadas a convertirse en hombres y apostar por estar dotadas de las mismas capacidades físicas, energéticas y emocionales para poder obtener puestos de trabajo dignos y deseados por ellas.

Sabemos que gracias al impulso feminista que tuvimos hace unos años la mujer consiguió cosas tan básicas como poder votar o tener cargos directivos de empresas, salir de casa, conducir…etc. pero en toda esa revolución social, nos olvidamos de lo más importante, mantener las costumbres y tareas del hogar. La mujer ya no tenía tiempo para cocinar, para coser, para cuidar a los niños, para cuidar el hogar ni por supuesto tener espacio y soledad para sus días de menstruación, su vida se había convertido también en productividad, salir a cazar, obtener recursos y además de todo esto, hacerlo desde la energía femenina, lo cual es un ir contra la corriente.

No quiero decir con esto que la mujer no deba tener empleo, ni traer el dinero a casa, que nadie me mal entienda, por supuesto que la idea de que la mujer en los años 70 comenzase a ser un bastón más en la economía de hogar y pudiese realizar sus deseos y trabajar en aquello que desease es sin duda, lo que nos ha sido concebido con derecho divino. Lo que intento explicar es que debido a la presión del hombre y a lo difícil que se lo puso a la mujer en aquel entonces por alcanzar sus derechos, la mujer se vio obligada a demandar igualdad, cuando lo que realmente quería el colectivo femenino era equidad.

Ahora la sociedad está confundida, las mujeres han desarrollado tanto su papel masculino en la sociedad, que si trabajan y son madres, las empresas las dan unos meses de lactancia y a volver a producir en el trabajo. Esto es un asesinato para el bebé, va en contra de la naturaleza y genera unos desequilibrios tanto en el bebé como en la mamá fuertes, que nos desconectan aún más de nuestra verdadera esencia.

Ahora la mujer que menstrua, tanto si se siente cansada, como molesta con dolores de útero o cabeza, tiene que ir a trabajar y a ninguna se le ocurre llamar al trabajo diciendo, hoy necesito descansar, mi cuerpo está de luto, o mi energía es densa y no puedo pensar. Muy pocas mujeres gozan del privilegio de poder organizar sus labores de trabajo en función a su menstruación y la realidad, y muchas terapeutas y expertas en feminidad sagrada y menstruación consciente lo han comprobado, es que cuando no respetamos la fase de la menstruación que nos trae el ciclo, acabamos arrastrando emociones, bloqueos, miedos, dolores físicos a la siguiente fase del ciclo y acabamos viviendo una vida del revés, sin entender qué nos pasa, porqué nos enfadamos con nuestra pareja, porqué estamos cansadas, porqué necesitamos soledad cuando la necesitamos, o porqué somos mucho más productivas en nuestra fase de pre-ovulación que en nuestra fase de menstruación, por ejemplo.

Gracias a Dios el movimiento de mujeres que comienzan a despertar ya está aquí y cada vez son más las mujeres que conectan con su poder, con su menstruación y que comienzan a entender sus fases en el ciclo, su conexión con la luna y sus aguas internas e incluso estamos recuperando la tradición de sembrar la luna (nuestra menstruación) en la tierra, como un acto de sanación de las memorias que recoge el útero y un acto de amor a la madre tierra y hacia la humanidad, ya que sembrar la luna de la mujer es sanar las aguas (las emociones) de toda la humanidad y apostar porque a partir de ahora la sangre que reciba la tierra por parte de los seres humanos sea sangre llena de nutrientes, llena de vida, de amor, de creación y no sea la sangre derramada por las guerras.

Estamos en un precioso momento de cambio en la humanidad, lento, pero seguro y te invito que como mujer comiences a indagar más sobre la feminidad sagrada y como hombre, comiences a comprender como es una mujer, sus ciclos, su energía y así puedas también recuperar tu lugar en la sociedad y en relación a lo femenino, pues el hombre a nivel inconsciente, también se encuentra perdido ya que se ve obligado a competir con hombres con tetas y ante una mujer muy muy masculinizada, el hombre se asusta y pierde su papel de varón, pero de este tema hablaré en el siguiente artículo.

Te abrazo con todo mi corazón

Saray Fanego
Creadora del proyecto Ciudadanos del Universo

Últimos artículos

EL LATIDO DEL ÚTERO POR EDUARDO ARAT

El Útero y el Corazón están Directamente Conectados. Desde hace miles de años un sinfín de culturas ancestrales conocían esto. India y China desarrollaron incluso técnicas que facilitaban esta natural conexión.
Tantra y Tao de La Sexualidad son dos caminos de consciencia sexual que nos enseñan algunas de ellas.

El latido del Útero es un poco más lento que el del Corazón y se halla en un punto mágico del templo de la mujer.

Y es mágico no solo por su conexión directa con el corazón y el cerebro, ni por qué te pueda llevar directamente al éxtasis.ni siquiera por que te puede conectar con percepciones antes dormidas, sino por que solo aparece si lo invocas con devoción. El tacto consciente es un buen paso para comenzar.

El Latido del Útero puede ser compartido con un amante devoto, esto eleva al amante a grado de dios del amor y a ella de mujer a Divinidad Femenina.

 Eduardo Arat
Consciencia Sexual

Últimos artículos

LA FUERZA QUE TRAE LA VULNERABILIDAD

Abrir el corazón,
Desnudar el ego,
Dejarse penetrar por la fuerza de la vulnerabilidad,
Para salir volando al infinito y saberse estrella.
Ahora veo y siento la majestuosidad de la dulzura que ha embellecido mis células,
Siento la potencia de la necesidad que brota en mi interior,
Y es que entendí que no está mal no querer hacerlo todo, no sostener todo y no contener a todos,
Entendí que la profundidad de la existencia es tan sutil que lo más silencioso y extraño, aveces, es lo que más impulso da,
Tener el coraje de ser quienes somos, así, sin adornos,
Tener el coraje de levantar a la mujer sensualmente miedosa que yacía en mi y darle alas para volar, para seducir, para derretir.
Declararme totalmente entregada a la vulnerabilidad, con humildad tomar toda la fuerza que esto ha traído a mi existencia y vivir esta experiencia humana con la potencia de mi corazón expandido.

Laura Moreno
Ciudadana del Universo y creadora de la red Mundial «Mujeres que Despiertan»
 
 

Últimos artículos

¿DÓNDE ESTÁ LA DIOSA QUE HAY DENTRO DE MÍ CUANDO LA NECESITO?

¿¿¿Cómo es posible??? Vas a retiros, meditas en casa, haces rituales, ejercicios de activación de tu diosa interior.

La respiras, la besas, le haces un altar, la reconoces como parte de ti, le pides perdón por haberla ignorado todos estos años y le pides que a partir de ahora te acompañe en tu día a día para enfrentarte a cualquier situación donde necesites valentía, coraje, amor, compasión, fuerza, sensualidad…etc.

Y la tía, cuando más la necesitas, te deja plantada con tus problemas, con tus rollos mentales del día a día y eso sí, ahora atusada y con un vestido rojo y unos labios rojos muy bonitos que a ojos de los demás, quedan muy bien y te hacen parecer más sexy y atractiva!

Naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ¡no es así! Era una forma cómica de comenzar esta reflexión, claro que mi Diosa Interior está en mi vida, claro que siento como se ha asentado como una parte madura y poderosa de mí, claro que sé que desde que comencé con la formación de mujeres y hago mis meditaciones diarias, mis rituales en luna llena  y demás, hay una nueva mujer dentro de mí y estoy colocando mucha información que me hace sentirme mejor conmigo misma.

La historia es que yo,( bueno yo y todos pero hablaré de mí), tengo miedos y creencias erróneas tan tan tan arraigadas al inconsciente que como todo proceso de sanación y evolución, lleva un tiempo y hay situaciones que se repiten cayendo de nuevo en la misma inconsciencia, pero ¿sabes qué? Que se avanza, que aunque tu creas que estás como hace unos años, en la línea de salida, super perdida y herida, la vida es sabia, y normalmente los procesos son lentos, pero cada día es un pasito más hacia tu bienestar, hacia reconocer tu poder, hacia alcanzar tus sueños…

Por eso bella Diosa, no te rindas, siente que la guía interior está contigo aun cuando hayas caído o tropezado con la misma piedra o te sientas perdida o desamparada de nuevo. Abraza a tu Diosa Interior, a esa mujer poderosa, sabia, amorosa que hay dentro de ti, abrázala, abrázala fuerte y dile “Juntas podemos con esto y con más” y siente como tu cuerpo vibra y tu energía se eleva con tan solo decretarlo.

Recuérdate cada día, la importancia de ser tu misma, y cuando la situación te pueda toma distancia y estate contigo un tiempo hasta que todo se haya colocado, que las experiencias que estás viviendo se vayan integrando y sigue pidiéndole a tu Diosa Interior que te acompañe.

Camina, camina con la mirada alta, incluso por delante de quien nunca te quiso ver, sin miedo, sabiendo que estás acompañada por una fuerza superior y poderosa, no importa si justo en esa conversación no supiste mantener la calma, no importa si una vez más ante ese hombre te comportaste como una niña, no importa si olvidaste respirar antes de sacar tu genio, pues estás en pleno proceso de conquista y tu Diosa Interior se está integrando poco a poco, paso a paso, desde las capas más superficiales hasta llegar a las mas profundas y una vez esté allí instalada, sabrás que siempre, siempre, siempre te acompaña y guía en tu vida.

En honor a Mi Bella y Amada Mujer que llevo dentro

¡¡Bienvenida a mi Vida!!

Saray fanego
www.sarayfanego.com

Últimos artículos